La dieta meditarrénea reduce la mortalidad por cáncer

dieta mediterranea alimentos

Desde hace algunas décadas son muchas las voces que han indicado los efectos saludables de la adhesión a un patrón de dieta meditarrénea. Hoy nos hacemos eco de un importante estudio realizado en 2017 por investigadores centroeuropeos que concluyen que la dieta meditarrénea reduce la mortalidad por cáncer en general, y varios tipos de cáncer concretos.

Es interesante señalar que este estudio es una revisión y metaanálisis de los estudios realizados hasta 2017 que contaban con una calidad alta, por lo que sus resultados muy confiables.

Los metaanálisis consisten en una revisión sistemática en la que se aplican técnicas estadísticas para analizar de forma cuantitativa los resultados de los diferentes estudios recopilados.

El cáncer

La tasa de mortalidad por cáncer ha disminuido desde la década de 1990, probablemente debido a la mejora de las medidas de exámenes preventivos e intervenciones terapéuticas. Sin embargo, este complejo heterogéneo de enfermedades sigue siendo una de las principales causas de muerte prematura en todo el mundo, ya que ocupa el segundo lugar, tras las enfermedades cardiovasculares, en las estadísticas actuales. Se estima que la incidencia de cáncer alcanzará el 18% para el año 2030.

Los tumores se consideran un fenómeno dependiente de la edad. A pesar de esto, el cáncer y otras enfermedades crónicas se manifiestan cada vez más a una edad más temprana. Esto enfatiza el hecho de que la creciente incidencia de enfermedades malignas no es atribuible exclusivamente a un aumento en la esperanza de vida, sino que se debe a una serie de factores de riesgo ambientales y de estilo de vida básicos.

Aproximadamente del 5 al 10% de todas las enfermedades tumorales son causadas por predisposición genética, mientras que la patogenia del 90 a 95% restante puede explicarse por condiciones ambientales desfavorables o un estilo de vida poco saludable. Este último puede caracterizarse principalmente por una dieta desequilibrada, falta de ejercicio y consumo de alcohol y tabaco.

Estos son factores de riesgo modificables, lo que significa que la manifestación de muchos tipos de cáncer se puede prevenir o, al menos, posponer. El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF, por sus siglas en inglés) asume que se podrían evitar de 3 a 4 millones de casos de cáncer en todo el mundo al adoptar un estilo de vida más saludable. Se ha sugerido que aproximadamente el 30% de los cánceres se pueden prevenir con una dieta saludable.

Siempre según los autores de la revisión que resumimos hoy, las intervenciones dietéticas representarán una medida efectiva en la prevención secundaria / terciaria o como parte de una terapia complementaria. A pesar de esto, en la actualidad hay muy pocas recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para los sobrevivientes de cáncer.

En lugar de centrarse en los nutrientes individuales, la evaluación de los patrones dietéticos podría ser un enfoque más adecuado para aclarar las conexiones entre la nutrición y el cáncer. A diferencia de las asociaciones basadas en análisis de nutrientes individuales, los patrones dietéticos permiten una evaluación simultánea de los componentes favorables y desfavorables en los alimentos, así como sus interdependencias.

La dieta mediterránea

Keys y colaboradores acuñaron el término Dieta Mediterránea después de observar tasas significativamente más bajas de cardiopatías coronarias en países que bordean el Mar Mediterráneo (Chipre, Grecia e Italia) en comparación con los Países Bajos, Estados Unidos o Finlandia.

Una Dieta Mediterránea se caracteriza por:

  • Alto consumo de alimentos de origen vegetal, especialmente productos de granos integrales, verduras, frutas, nueces y legumbres con una ingesta regular de pescado y mariscos.
  • Los huevos, la carne roja y procesada, así como los productos lácteos con alto contenido de grasa se consumen en cantidades bajas.
  • Consumo moderado de alcohol, preferiblemente vino tinto tomado con las comidas.
  • La grasa se proporciona predominantemente en forma de aceite de oliva.

En conjunto, esto da como resultado un patrón dietético con un bajo contenido de ácidos grasos saturados (7 a 8% del consumo diario total de energía) y un porcentaje total de grasa de 30 a 40% por día.

A pesar de las limitaciones con respecto al registro exacto de la adherencia a un Dieta Mediterránea y el pequeño número de estudios que investigan los mecanismos patogénicos correspondientes, las revisiones sistemáticas y los metanálisis de los estudios observacionales proporcionan evidencia de que un Dieta Mediterránea ejerce funciones protectoras con respecto a la incidencia y mortalidad de tumores.

En un ensayo clínico, se descubrió que la elección de una dieta orientada hacia un patrón mediterráneo se asociaba con una reducción de la mortalidad por todas las causas y una disminución del 61% en la incidencia de cáncer. Además, se informó un efecto preventivo primario de una Dieta Mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra sobre el cáncer de mama.

La dieta meditarrénea reduce la mortalidad por cáncer

El estudio al que hacemos referencia lleva por título Adherencia a la dieta mediterránea y riesgo de cáncer: una revisión sistemática actualizada y un metanálisis (Adherence to Mediterranean Diet and Risk of Cancer: An Updated Systematic Review and Meta-Analysis) realizada conjuntamente por investigadores de universidades alemanas y austricas en 2017.

El objetivo de la presente revisión sistemática y el metanálisis fue obtener información adicional sobre los efectos de la adherencia a la Dieta Mediterránea sobre el riesgo de mortalidad por cáncer en general, el riesgo de diferentes tipos de cáncer y la mortalidad por cáncer y el riesgo de recurrencia en sobrevivientes de cáncer.

La búsqueda bibliográfica se realizó mediante las bases de datos electrónicas PubMed y Scopus hasta el 25 de agosto de 2017. Se incluyeron estudios aleatorizados, estudios de cohorte (para casos de incidencia de tumores específicos únicamente) y estudios de casos y controles. Se incluyó una población general de 2,130,753 sujetos en 83 diferentes estudios.

El puntaje de adherencia más alto para una Dieta Mediterránea se asoció inversamente con un menor riesgo de mortalidad por:

  • cáncer
  • cáncer colorrectal
  • cáncer de mama
  • cáncer gástrico
  • cáncer de hígado
  • cáncer de cabeza y cuello
  • cáncer de próstata

 

Entre los sobrevivientes de cáncer, la asociación entre la adherencia a la Dieta Mediterránea más alta y el riesgo de mortalidad por cáncer y la recurrencia del cáncer no fue estadísticamente significativa.

Los análisis agrupados de los componentes individuales de la Dieta Mediterránea revelaron que los efectos protectores parecen ser más atribuibles a las frutas, verduras y granos enteros.

El metanálisis actualizado confirma una asociación inversa importante entre la adherencia a un Dieta Mediterránea y la mortalidad por cáncer y el riesgo de varios tipos de cáncer, especialmente el cáncer colorrectal.

Además, se pudo informar por primera vez una pequeña disminución en el riesgo de cáncer de mama (6%) al agrupar siete estudios de cohortes.

Otros articulos

  • Las grasas perjudiciales favorecen la depresiónLas grasas perjudiciales favorecen la depresión Análisis de las relaciones entra la alimentación y la ingesta de grasas, tanto de las favorables para nuestro cerebro como las perjudiciales.
  • Las verduras crucíferas y la prevención del cáncerLas verduras crucíferas y la prevención del cáncer Seguimos profundizando en las complejas relaciones entre la alimentación y el cáncer y de las que aún queda un mundo por descubrir. La presencia de células mutantes en nuestro interior […]
  • Estudios sobre brócoli y cáncer de mamaEstudios sobre brócoli y cáncer de mama El papel de las verduras crucíferas como el brócoli, coliflor o la col en la prevención del cáncer es reconocido desde hace ya tiempo. Parece ser que su elevado contenido en […]
  • La paradoja griegaLa paradoja griega Tan complejo son las relaciones entre alimentación y salud o, con un poco más de precisión, ente estilo de vida y salud, que aparecen paradojas regularmente entre la datos sobre salud y […]
  • Importancia de las frutas y verduras en la dietaImportancia de las frutas y verduras en la dieta "Todas las enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o el Alzheimer, están relacionadas, en mayor o menor medida, con una carencia de […]
  • Nutrición y cáncerNutrición y cáncer La relación entre alimentación y salud, que era del interés de muchas culturas, y, en concreto, la relación entre nutrición y cáncer está siendo investigada desde hace ya unos años […]

Otros artículos en Nutrición Dietas

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.