Falsos mitos asociados al consumo de legumbres

legumbres

En estos últimos años, es habitual oir a especialistas en nutrición recalcar la importancia del consumo de legumbres. Con razón, puesto que las legumbres son un alimento de extraordinario valor. Hoy vemos algunos falsos mitos asociados a su consumo.

Las semillas de leguminosas forman parte de los hábitos alimentarios tradicionales de los países mediterráneos y han sido la base de numerosas recetas de nuestra cocina, de gran valor cultural, pero también nutricional. En este grupo se incluyen alimentos como garbanzos, judías, lentejas, soja, habas, guisantes, etc.

Es importante que las legumbres, que tienen importantes beneficios para la salud, formen parte habitual de nuestra dieta porque nutricionalmente este grupo de alimentos resalta, no solo por su composición, sino por su bajo coste y su fácil almacenamiento.

Como vemos al observar las pirámides alimenticias recomendadas por las instituciones de salud como referencia de una dieta saludable, las legumbres forman parte de los escalones de mayor importancia. Se recomienda que sean la base de, al menos, dos o tres comidas semanales.

Falsos mitos asociados al consumo de legumbres

Algunos de los extendidos mitos sobre las legumbres que carecen de sentido son los siguientes:

Las legumbres engordan. Las legumbres en si no son las responsables del alto nivel calórico de los platos, sino los acompañamientos del plato, como pueden ser el chorizo, la morcilla, la costilla, refritos… además del tamaño de la ración que se consuma.

Las legumbres no aportan nutrientes importantes. Esto es falso, ya que las legumbres aportan: proteínas, hidratos de carbono complejo, vitaminas del complejo B y minerales (hierro, magnesio, zinc). Además, la gran mayoría también poseen alto contenido de fibra alimentaria.

Las legumbres no las pueden comer los diabéticos. Las legumbres contienen hidratos de carbono complejos de digestión lenta, por lo que liberan glucosa en sangre paulatinamente. Además, al contener fibra alimentaria, está se liberará aún más lentamente. Por tanto, los diabéticos pueden tomarlas sin ningún problema.

Las lentejas contienen mucho hierro. Es verdad que las lentejas son un alimento con alto contenido de hierro, pero en cuanto a calidad, hay que tener en cuenta que la absorción de este mineral es menor que el hierro de origen animal.

Las alubias rojas son más nutritivas que las blancas. Esto no es cierto. Si comparamos la composición de ambos alimentos, comprobaremos que el valor nutricional es idéntico o muy similar. La única diferencia es referente a las cualidades organolépticas.

¿Son mejores las legumbres secas que las de conserva?. Las legumbres secas (ya cocidas) y las de conserva tienen un valor nutricional muy similar. La única diferencia es el contenido en sal que puedan tener algunas conservas.

Las legumbres aportan mucha grasa. Las legumbres en crudo aportan de media por cada 100 gramos, tan solo 3 gramos de grasa y mayoritariamente son ácidos grasos insaturados que aportan beneficios, por lo que podemos desmentir este mito.

La base de este artículo es un estupendo documento: Informe sobre Legumbres, Nutrición y Salud, publicado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN), en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igual del Gobierno de España y la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN).

Otros articulos

Otros artículos en Nutrición Dietas

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.