1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Recomendaciones de la OMS para prevenir la diabetes

5 de marzo de 2018

Diabetes poblacion oms

Continuamos con las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud emite en materia de salud pública. Tras un repaso por sus consignas para prevenir la obesidad, nos centramos hoy en las recomendaciones para prevenir la diabetes, si bien ambas, como vamos a ver, están muy relacionadas.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) fue creada en 1948 como organismo especializado de las Naciones Unidas para que actuara como autoridad directiva y coordinadora en los asuntos sanitarios y la salud pública a nivel internacional. Una de las funciones constitucionales de la OMS consiste en facilitar información y asesoramiento objetivos y fiables en materia de salud humana, responsabilidad que cumple en parte por conducto de su amplio programa de publicaciones.

Estas indicaciones vienen recogidas en el documento Dieta, nutrición y prevención de enfermedades crónicas, realizado por una comisión mixta de expert@s de la OMS y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en el año 2003.

La diabetes de tipo 2, antes conocida como diabetes no insulinodependiente, es la responsable de la mayoría de los casos de diabetes en el mundo. La modificación del estilo de vida es el pilar fundamental tanto del tratamiento como de los intentos de prevención de la diabetes de tipo 2.

La diabetes de tipo 2 se debe a una interacción de factores genéticos y ambientales. No obstante, la rápida variación de las tasas de incidencia lleva a pensar que los últimos tienen un papel particularmente importante, y abre la posibilidad de contener el embate de la epidemia mundial de esta enfermedad. Los aumentos más espectaculares de la diabetes de tipo 2 se están dando en sociedades en las que la dieta ha sufrido grandes cambios y paralelamente ha disminuido la actividad física y han aumentado los casos de sobrepeso y obesidad. Las nuevas dietas suelen ser densas en energía, ricas en ácidos grasos saturados y carentes de fibra alimentaria.

Ver  Importancia de las frutas y verduras en la dieta

Si antes era una enfermedad propia de personas de mediana edad y ancianos, la diabetes de tipo 2 ha aumentado recientemente de forma vertiginosa en todos los grupos de edad y se está detectando ahora en grupos de edad cada vez más jóvenes, incluidos adolescentes y niños, especialmente en poblaciones de alto riesgo.

En todas las sociedades, el sobrepeso y la obesidad están asociados a un mayor riesgo de diabetes de tipo 2, sobre todo cuando el exceso de adiposidad tiene distribución central. Los datos que indican que los ácidos grasos saturados aumentan el riesgo de diabetes de tipo 2 y que la fibra alimentaria tienen un efecto protector son más convincentes que los datos correspondientes a otros nutrientes estudiado

La diabetes de tipo 1, antes conocida como diabetes insulinodependiente, es mucho menos frecuente y está asociada a una deficiencia absoluta de insulina, generalmente debida a una destrucción autoinmune de las células pancreáticas. Parecen intervenir factores ambientales y genéticos, pero no hay pruebas convincentes de que los factores relacionados con el estilo de vida y susceptibles de modificación puedan reducir el riesgo.

Recomendaciones de la OMS para prevenir la diabetes

Las medidas encaminadas a reducir el sobrepeso y la obesidad, así como las enfermedades cardiovasculares, probablemente reducen también el riesgo de sufrir diabetes de tipo 2 y sus complicaciones. Se enumeran a continuación algunas medidas particularmente pertinentes para reducir el riesgo de diabetes:

  • Prevención/tratamiento del sobrepeso y la obesidad, particularmente en los grupos de alto riesgo. La asociación entre aumento excesivo de peso, adiposidad central y aparición de diabetes de tipo 2 es convincente.
  • Mantenimiento de un IMC (Índice de Masa Corporal. Se obtiene IMC=Altura/peso^2) óptimo, es decir, en los valores inferiores del intervalo de normalidad. Para la población adulta, eso significa un IMC medio en el intervalo de 21-23 kg/m2 y evitar el aumento de peso (> 5 kg) durante la vida adulta.
  • Reducción de peso voluntaria en los individuos preobesos u obesos con problemas de intolerancia a la glucosa (aunque el cribado de esos individuos puede no ser costoeficaz en muchos países).
  • Práctica de una actividad física de resistencia de intensidad entre moderada y alta (por ejemplo, caminar a paso ligero) durante al menos una hora diaria la mayoría de los días de la semana. Estudios longitudinales han revelado claramente que el aumento de la actividad física reduce el riesgo de padecer diabetes de tipo 2 con independencia del grado de adiposidad.
  • Garantizar que la ingesta de grasas saturadas no supere el 10% del total de energía y, para los grupos de alto riesgo, que la ingesta de grasas sea inferior al 7% de la energía total.
  • Una mayor ingesta de ácidos grasos insaturados de origen vegetal y ácidos grasos poliinsaturados se ha asociado a un menor riesgo de diabetes de tipo 2.
  • Lograr una ingesta adecuada de PNA (fibra alimentaria) mediante el consumo regular de cereales integrales, leguminosas, frutas y verduras. Se recomienda una ingesta diaria mínima de 20 g (de fibra).
Ver  Efectos del consumo adecuado de fibra dietética en la salud

Los niños nacidos de embarazadas diabéticas (incluidos los casos de diabetes gestacional) suelen tener una talla y un peso grandes al nacer, tienden a desarrollar obesidad durante la infancia y están muy expuestos a sufrir diabetes de tipo 2 a una edad temprana. Los niños nacidos de mujeres que ya han desarrollado diabetes presentan un riesgo de sufrir la enfermedad tres veces mayor que el de los nacidos antes de la aparición de la dolencia en la madre.

Como vemos y como seguiremos viendo, la prevención más eficaz de las enfermedades crónicas se consigue a partir de una dieta saludable y una vida activa. Una obviedad que todas conocemos pero en la que, visto lo visto, no se insiste lo suficiente o no de una forma eficaz.

Otros articulos

  • Recomendaciones de la OMS para prevenir la obesidadRecomendaciones de la OMS para prevenir la obesidad La OMS (Organización Mundial de la Salud) fue creada en 1948 como organismo especializado de las Naciones Unidas para que actuara como autoridad directiva y coordinadora en los asuntos […]
  • Mitos sobre la alimentación lightMitos sobre la alimentación light La ya conocida nutricionista Julizza Pezo responde a una serie de cuestiones fundamentales sobre la alimentación light en este breve a la par que interesante entrevista. Las cuestiones […]
  • Índice de Masa CorporalÍndice de Masa Corporal Según indican las estadísticas, la principal causa subyacente, tras el tabaquismo, de la mayor parte de las enfermedades mortales en el llamado Occidente es una dieta insuficiente y una […]
  • Alimentación y cáncer o diabetesAlimentación y cáncer o diabetes Os ofrecemos hoy una interesante entrevista a Luis Miguel Luengo Pérez, doctor en Medicina y Cirugía, licenciado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y máster en Nutrición Humana […]
Ver  Los suplementos de vitaminas no protegen de las enfermedades cardiovasculares
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.