1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Los suplementos de vitaminas no protegen de las enfermedades cardiovasculares

26 de febrero de 2018

suplementos-vitaminas-supermercado

Uno de los debates permanentes en el ambito de la nutrición y la salud tiene que ver con el papel de los suplementos de vitaminas y minerales. Desde que se comprobó fuera de toda duda el papel beneficioso del consumo abundante de frutas y las verduras ante el riesgo de padecer cualquier tipo de enfermedad crónica, las industrias del sector, principalmente farmaceútico, se lanzaron a la producción de suplementos dietéticos con los que hacer caja.

La idea subyacente es que se podrían conseguir los beneficios asociados al consumo de alimentos vegetales sin tener que comerlos; se podría seguir la dieta insalubre habitual de los paises más industrializados y bastaría con tomar varios suplementos de vitaminas y minerales para mantener el estado de salud. Este enfoque se puede considerar obsoleto hoy en día. La relación directa entre la obesidad y numerosas enfermedades crónicas nos indica que mantener una dieta que nos haga engordar o nos mantenga por encima de nuestro peso ideal es una mala idea por muchos suplementos que añadamos.

Sin embargo, el problema parece reavivarse en estos últimos años ante el éxito de numerosas dietas de adelgazamiento, entre las que destacan las cetogénicas, que presciden casi por completo de los alimentos de origen vegetal, recomendando un consumo amplio de alimentos ricos en grasas y proteinas. Estas dietas, logicamente, no satisfacen los requerimentos de vitaminas (ni de fibra) que nuestro organismo necesita para mantenerse saludable. Ahí vuelven a entrar en juego los suplementos vitamínicos.

El problema es que, desde el comienzo, los estudios científicos pusieron de manifiesto que el efecto de los suplementos no es el mismo que el de las vitaminas presentes en los alimentos. Hoy vamos a resumir las advertencias emitidas en el informe de referencia de estas últimas semanas: Dieta, nutrición y prevención de enfermedades crónicas, realizado por una comisión mixta de expert@s de la OMS y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en el año 2003.

Ver  Nuevos estudios sobre la influencia del consumo de fibra en la salud

Los suplementos de vitaminas no protegen de las enfermedades cardiovasculares

Llegado el momento de abordar la evidencia científica sobre las recomendaciones para la prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV) surge el papel de los suplementos vitamínicos. En el documento se indica lo siguiente:

Entre las asociaciones posibles a un aumento del riesgo (de padecer enfermedades cardiovasculares) figuran los suplementos de beta-caroteno.

Aunque en teoría los antioxidantes podrían tener un efecto protector contra las ECV y hay datos observacionales que apoyan esa hipótesis, los ensayos controlados con suplementos han sido decepcionantes. El ensayo HOPE (Heart Outcomes Prevention Evaluation), ensayo clínico definitivo que intentaba relacionar los suplementos de vitamina E con la evolución de las ECV, no mostró efecto alguno de esos suplementos en el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular o la muerte por causas cardiovasculares, ni en varones ni en mujeres.

En el Heart Protection Study los suplementos diarios de vitamina E, vitamina C y beta-caroteno no tuvieron efectos beneficiosos significativos entre los individuos de alto riesgo abarcados por el estudio.

En varios estudios en los que la vitamina C de la dieta reducía el riesgo de cardiopatía coronaria, los suplementos de esa vitamina apenas tenían efecto. Por el momento se carece de pruebas de ensayos clínicos.

En una linea diferente, un metaanálisis de ensayos aleatorizados con testigos mostró que los suplementos de potasio reducían los valores medios de la tensión arterial sistólica/diastólica. Varios estudios amplios de cohortes han detectado una relación inversa entre la ingesta de potasio y el

riesgo de accidente cerebrovascular. Aunque se ha demostrado que los suplementos de potasio tienen un efecto protector respecto de la tensión arterial y las enfermedades cardiovasculares, no hay datos que sugieran que deben administrarse esos suplementos a largo plazo para reducir el riesgo de ECV. Los niveles recomendados de consumo de frutas y verduras garantizan una ingesta suficiente de potasio.

Ver  El glucomanano ayuda a perder peso en las dietas hipocalóricas

Como vemos, en relación a la enfermedad cardiovascular parece evidente que el uso de suplementos de vitaminas o minerales no aporta ningún beneficio mientras que las incluídas en los alimentos vegetales, por ellas mismas o en combinación con otros nutrientes, sí que ofrecen un efecto protector. Desde aquí no nos atreveríamos a recomendar como saludable una dieta que exija ser complementada con suplementos.

Otros articulos

Ver  Nutrición: La digestión en la boca
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.