1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Precaución con el consumo excesivo de suplementos de aceites de pescado

9 de octubre de 2017

 aceites pescado precauciones

Durante la última década hemos asistido a la explosión en popularidad de los ácidos grasos omega-3, de la mano de los descubrimientos de sus propiedades en la salud, principalmente, pero no solo, del sistema cardiovascular y cerebral.

Estos estudios, cuya génesis fue la constatación de la casi nula incidencia de los problemas cardiovasculares en las poblaciones de esquimales y de algunas islas del Pacífico con muy alto consumo de pescado, acabaron desembocando en las recomendaciones actuales de consumir varias veces a la semana pescado azul, como veíamos en nuestro artículo sobre la estructura de una dieta sana.

Relacionado:

Lista de pescados azules o Lista de pescados ricos en omega-3

Precaución con el consumo excesivo de suplementos de aceites de pescado

Al hilo de la importancia del consumo de ácidos grasos omega-3 la industria no tardó en poner en el mercado diferentes preparados de estas grasas, preferentemente enriquecidos en EPA (una de las principales grasas omega-3), tales como MaxEPA, EPAplus, etc., incluidas dentro de cápsulas gelatinosas.

Estos preparados se emplean, o se deberian emplear, como agentes terapeúticos, entrando dentro del campo de los medicamentos, aunque no reciben los mismos controles ni consejos que éstos.

A pesar de sus efectos saludables, sobre todo cuando sustituyen a grasas saturadas en la dieta, no parece recomendable su uso excesivo e indiscriminado de estos productos. Igual de importante es la asesoración de expertos en la salud en cuanto al consumo y dosis adecuados de estos suplementos de aceites de pescado.

Es preferible, en la mayor parte de los casos, el consumo del pescado completo, con todos sus nutrientes en interacción mútua, salvo, tal vez, cuando se persiga conseguir un efecto terapeútico para el que se puedan requerir grandes cantidades de estos ácidos grasos.

Por otra parte, se estima que un exceso en el consumo de estos ácidos grasos podrían producir efectos no deseados al modular ciertas vías metabólicas. Entre estos efectos se pueden encontrar el peligro de hemorragias, por el efecto anticoagulante que conllevan, un exceso de peroxidación en las lipoproteínas de membrana que las contenga, la inmunoinhibición o incluso procesos de envejecimiento celular.

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *