1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Piramide de la alimentación saludable SENC 2015

14 de marzo de 2016

PIramide-alimentaria-snec-2015

Nos hacemos eco hoy de la aparición de una nueva pirámide alimenticia, la piramide de la alimentación saludable SENC 2015. Como buenos seguidores de guías alimenticias, nos congratulamos de esta renovación de la pirámide SENC puesto que se trata, desde nuestro punto de vista, de una de las mejores piramides alimenticias presentadas hasta la fecha. En otro momento hablamos de las críticas a la pirámide MyPyramid, que se pueden extender a otras pero, con esas salvedades y otras que se le podrán, sin duda, plantear, estamos ante la pirámide de mayor calidad.

Casi todas las novedades incluidas son aciertos. Como podréis observar si echáis un vistazo a nuestro artículo sobre la ultima guía sobre alimentación saludable presentada a bombo y platillo desde Estados Unidos, Myplate, no es frecuente que valoremos siempre positivamente estos simbolos.

Sin embargo, en la piramide de la alimentación saludable SENC 2015 se puede observar una nueva base, centrada en los hábitos saludables de vida, compañeros inseparables de la alimentación como pilares de la salud. Este primer escalón se puede, seguramente, mejorar con el paso del tiempo pero es de aplaudir la presencia de las técnicas culinarias saludables y del equilibrio emocional. La importancia de la actividad física regular, el control del peso o la hidratación ya ha calado en la sociedad pero, por supuesto, han de estar presentes.

Otra mejora importante es la de remarcar los grupos de consumo de cada comida principal. Este aspecto no quedaba, hasta ahora, lo suficientemente claro. Aquí encontramos grupos de alimentos que deben estar presentes en nuestra dieta diaria: cereales integrales, legumbres frescas, verduras, frutas, aceites. Extraordinaria la mejora de esta sección, se incluyen alimentos como las castañas y las patatas, fantástica aportación, aparecen las legumbres y se recalca la importancia de que los cereales sean integrales y no refinados añadiendo la fundamental etiqueta de integral a las harinas, pan, pasta y arroz. Como crítica leve, pero es quizás mucho pedir, se podría haber incluido cereales en grano, una de las mejores formas, si no la mejor, de consumir los cereales integrales. Existen, igual que el arroz integral, cereales o pseudocereales como la quinoa, el mijo, la espelta, la avena, el trigo sarraceno, cebada, centeno, amaranto, maíz (aunque es casi imposible encontrarlo ecológico, detalle fundamental cuando hablamos de cereales integrales), algunos tipos de trigo con los que se pueden preparar guisos extraordinariamente saludables.

Por supuesto, el aceite debe ser aceite de oliva virgen extra. O bien algún aceite de semillas, siempre de primera presión en frío.

En el siguiente escalón encontramos alimentos de consumo variado diario a alternar: frutos secos, pescados, huevos, carne de aves, legumbres secas. Se puede hilar más fino en cada uno de estos grupos de alimento pero teniendo en cuenta de las pirámides de las que venimos, nada que objetar. No aparece la carne roja ni procesada, lo que es un buen punto y más después de los últimos informes de la OMS sobre el consumo de carne roja, procesada y cáncer.

También se encuentran en este escalón los lácteos y la leche. La leche merece un libro completo en el que analizar su papel en una dieta saludable. No es este el lugar. Simplemente digamos que, en nuestra opinión, la leche no es un alimento fundamental, como si se pueden considerar todos los que hemos señalado hasta ahora, y es probable que sea más perjudicial que saludable, al menos para la mayor parte de las personas.

Muy buen detalle, establecer una raya que separa los alimentos fundamentales de la dieta saludable de aquellos que no lo son, aquí indicados como de consumo opcional ocasional o moderado. Nos remitimos a la publicación que mencionábamos antes sobre las relaciones entre el consumo de carne roja y procesada y el padecimiento de cáncer que hizo pública la Organización Mundial de la Salud a finales de 2015.

Boyería, margarinas, snaks, dulces ocupan el lugar que merecen, lo más alejados posibles de los alimentos esenciales. Se echan en falta los helados, una maravilla para el paladar, una aberración para la salud.

Se puede afinar mucho más e intentaremos hacerlo en próximas entradas. Como colofón un aplauso para los creadores de esta piramide de la alimentación saludable SENC 2015, han hecho un gran trabajo (en nuestra opinión, por supuesto y como siempre).

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *