Principios de la dieta del Dr Campbell, El estudio de China

15 de febrero de 2016

 dieta vegana campbell estudio de china vegetales fruta

Tras presentar un par de desafortunadas (para su seguidores y seguidoras, no así para su creadores, que se han llenado los bolsillos a manos llenas) dietas – la dieta Dunkan y la dieta Atkins-, os presentamos hoy una dieta bastante más interesante desde el punto de vista nutricional y con un respaldo avalado por multitud de estudios científicos. Se trata de la dieta del Dr Campbell, propuesta en su libro El estudio de China en el que presentaba el estudio con el mismo nombre, llevado a cabo durante 20 años en la China rural para estudiar las relaciones entre dieta, estilo de vida e incidencia de gran variedad de enfermedades.

La dieta que propone el Dr Campbell – aún siendo radical dentro de lo aceptado en el mundo de la nutrición- está en consonancia con los conocimientos considerados como validos hoy en este campo, puesto que, ya lo hemos insistido repetidamente, una dieta vegetariana (o vegana, como en este caso), cumple todos los requisitos para ser una dieta saludable si se hace con conocimiento y las personas que la siguen realizan revisiones periódicas de su estado de salud, para comprobar que no padecen deficiencias peligrosas.

Principios de la dieta del Dr Campbell, El estudio de China

La dieta del estudio de China propuesta está basada en ocho principios de la alimentación y la salud. En el libro, que os recomiendo, vienen desarrollados, aquí os dejo las ideas principales de estos ocho principios:

  1. La nutrición representa las actividades combinadas de innumerables sustancias alimenticias. El todo es más que la suma de sus partes. Es imposible comprender como actúa cada sustancia oresente en los alimentos en relación con las demás. Evaluar cada nutriente de forma aislada es una forma reduccionista de abordar una realidad en la que nuestro organismo ha aprendido a sacar provecho del conjunto de las sustancias presentes en los alimentos.
  2. Los suplementos vitamínicos no son una panacea para la buena salud. No tiene mucho sentido pensar que los nutrientes que se consumen por separado en forma de suplementos puedan sustituir a los alimentos integrales.
  3. Prácticamente, no existen nutrientes en los alimentos de origen animal que no puedan proporcionarnos las plantas de una forma más sana. Los alimentos de origen animal contienen cuatro nutrientes que no poseen la mayoría de los vegetales: el colesterol y las vitaminas A, D y B12. Tres de estos nutrientes no son esenciales. La vitamina B12 es más problemática y Campbell sugiere consumirla en forma de suplementos para garantizar la ingesta (habría más decir respecto a la vitamina B12)
  4. Los genes, por sí solos, no determinan la enfermedad. Funcionan únicamente cuando son activados, expresados, y la nutrición desempeña un papel esencial para determinar cuáles son los genes expresados, sean favorables o desfavorables. Los genes tampoco llegarán a expresarse a menos que encuentren un contexto idóneo. En nuestro organismo, la nutrición es el factor medioambiental que determina la actividad de nuestros genes. Los hallazgos de la investigación de El estudio de China demostraron que personas que compartían aproximadamente los mismos antecedentes étnicos registraban índices de enfermedad enormemente variables.
  5. La nutrición puede controlar sustancialmente los efectos adversos de los compuestos químicos tóxicos. En otras palabras, la nutrición determina de manera preponderante si la enfermedad llegará a evolucionar hasta deteriorar la salud.
  6. La misma nutrición que previene la enfermedad en sus estadios tempranos (antes del diagnóstico) puede también detenerla o revertirla en sus estadios más avanzados (después del diagnóstico).
  7. La nutrición que es benéfica para una enfermedad crónica promoverá la buena salud en general. Dicho de forma muy sencilla, mediante una simple dieta puedes potenciar tu salud o recuperarte de toda clase de enfermedades.
  8. La buena nutrición promueve la salud en todas las áreas de nuestra existencia. Todas las partes están interconectadas. Por otra parte, la buena nutrición y el ejercicio físico asiduo se combinan para ofrecer más salud que cada uno de ellos por separado (la actividad física tiene un efecto sobre el bienestar emocional y mental). Además, si comenzamos a prestarle atención a nuestra dieta con el fin de mejorar nuestra salud, al mismo tiempo estaremos contribuyendo a cuidar la salud del planeta. Consumir alimentos vegetarianos e integrales significa también utilizar menos agua, tierras y recursos, producir menos contaminación y ahorrar sufrimiento a nuestros animales de granja.

Otros articulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.