1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Efectos nocivos de la leche de vaca. Argumentos del Dr Seignalet

24 de septiembre de 2014

granja vacas

Tema polémico donde los haya: la leche de vaca, ¿es buena o no? Aunque desde la teoría nutricional oficial se insiste una y otra vez en que la leche de vaca es no sólo un alimento muy completo, sino que se incluye dentro de los grupos de alimentos fundamentales, numerosas y muy variadas críticas se han venido vertiendo sobre el consumo de leche de vaca por parte de los seres humanos.

Este tema presenta una complejidad de tal calibre que es imposible de abordar en un artículo, por lo que hoy nos contentamos con presentar los argumentos desarrollados por el Dr Seignalet en su obra La alimentación, la tercera medicina.

Efectos nocivos de la leche de vaca. Argumentos del Dr Seignalet

El Dr Seignalet indica que los dietistas tienen una visión cuantitativa de la nutrición, preocupados por el recuento de calorías, el equilibrio entre hidratos de carbono, lípidos y proteinas, y las dosis de minerales y vitaminas, mientras que, para él, la estructura de las moléculas tiene una importancia capital, y es fundamental introducir una visión cualitativa.

leche de vaca

Comienza Seignalet ofreciendo algunas reflexiones que le parecen de sentido común:

  • Ningún animal se alimenta con la leche de otro animal ni sigue tomando leche después del destete.
  • Las leyes de Darwin indican que la leche de vaca está muy bien adaptada a las necesidades del ternero, no así a las del hombre.
  • La leche de vaca permite que el ternero desarrolle rapidamente sus huesos, no así su cerebro. El ser humano, sin embargo, puede permitirse un desarrollo óseo lento a costa de un mayor desarrollo cerebral.

Estas reflexiones pueden resultar sugerentes, pero no determinan nada. Seignalet señala, entonces, algunas relaciones extraídas de la literatura científica entre el consumo de leche de vaca y algunas enfermedades:

  1. En la poliartritis reumatoidea, la supresión de los productos lácteos provoca una remisión de la artritis, y su reintroducción es seguida de una recidiva en un porcentaje reseñable de pacientes.
  2. En la diabetes juvenil se ha observado regularmente un grado elevado de anticuerpos contra la albumina bovina y les han atribuido un papel en el origen de las lesiones del páncreas endocrino.
  3. En la esclerosis múltiple se han conseguido bloqueos de evolución significativos sustituyendo las grasas saturadas de origen animal, incluyendo las de la leche, por grasas poliinsaturadas de origen vegetal.
  4. Ciertas migrañas son provocadas por la ingestión de productos lácteos y desaparecen cuando estos se suprimen.
  5. La enfermedad de Crohn se ha asociado a un mayor consumo de leche al comparar la incidencia de esta enfermedad entre los latinos y las personas del norte de Europa.
  6. En la nefropatía por IgA, Sato y col. (1988), alertaron las moléculas antígenas resultantes de la leche en los complejos inmunes situados en los glomérulos renales.
  7. En Francia, las enfermedades cardiovasculares son más frecuentes y la media de vida menor en el norte que en el sur, lo que se ha asociado al consumo de mantequilla en el norte frente al consumo de aceite de oliva en el sur.

Estos son los argumentos del Dr Seignalet, que no agotan la discusión, ni mucho menos. Sobre todo porque se pueden presentar otra buena colección de argumentos en contra del consumo de leche.

Es importante indicar que por mucho que se nos insista en que la leche y los productos lácteos son alimentos que deberíamos consumir diariamente, nada hay en su composición que justifique esta afirmación. La leche y los lácteos no son, en ningún caso, alimentos fundamentales como si lo son frutas, verduras y hortalizas, por ejemplo.

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *