1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Elección de los azúcares en la dieta y la diabetes tipo 2

29 de noviembre de 2012

En nuestra entrada anterior sobre cómo prevenir la diabetes con la dieta  y el estilo de vida habíamos comentado que la elección de los azúcares en la dieta es un factor de prevención fundamental. Vamos a profundizar en ello.

glucidos complejos diabetesComo veremos a continuación, el tipo y la cantidad de glúcidos (azúcares) que consumimos en nuestra dieta es uno de los factores que puede tener mayor impacto en la prevención de la diabetes.

Existen tres grandes tipos de glúcidos:

LOS AZÚCARES SIMPLES: son los azúcares contenidos en las frutas, la miel o el sirope de arce, en los productos lácteos y, muy a tener en cuenta, en los azúcares añadidos a los productos que encontramos en los supermercados haciéndose pasar por alimentos. Si en la etiqueta de un producto aparecen términos como: sacarosa, dextrosa, sirope de maíz enriquecido con fructosa, glucosa-fructosa, sirope de malta, eso significa que ese producto lleva azúcar añadido. Y este azúcar añadido, aunque no nos demos cuenta, puede llegar a significar el 10% de las calorías totales que consumimos.

LOS ALMIDONES: están formados por la unión de varias moléculas de azúcar y se encuentra en los cereales, las leguminosas, las patatas y algunas verduras, por ejemplo.

LAS FIBRAS ALIMENTARIAS: sólo se encuentran en los productos vegetales como verduras, frutas y los cereales integrales. Son fibras muy complejas que nuestro organismo apenas digiere aunque las bacterias que habitan nuestro intestino extraen una pequeña cantidad de los azúcares que contienen.

glucidos diabetesLa principal diferencia entre estos tipos de azúcares se encuentra en la rapidez con que son absorbidos en el intestino y pasan a la circulación sanguínea. Los azúcares simples se asimilan muy rápido y obligan al páncreas a segregar grandes cantidades de insulina para poder aprovecharlos.

Los almidones complejos y la fibra alimentaria, por el contrario, se degradan mucho más lentamente y la aparición del azúcar en la sangre es gradual, siendo mucho menor la producción de insulina necesaria.

Para medir estas diferencias se utilizan, hoy en día, conceptos como Índice glucémico y carga glucémica, que se establecen para cada alimento y que nos indican la rapidez del aumento de la tasa de glucosa (azúcar) en sangre tras ingerirlo. Este es un concepto fundamental para el control de la dieta de las personas diabéticas y prediabéticas.

Más aún, el consumo de glúcidos complejos con una carga glucémica baja es una de las modificaciones alimentarias que mayor impacto pueden tener en la prevención de la diabetes en el conjunto de la población.

La Fuente del texto es el interesante libro sobre nutrición y salud:

Tu seguro de salud. El placer de comer bien. Autores: Gingras y Beliveau

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *