Pirámide de los alimentos, deporte y emociones

13 de noviembre de 2012

Os recomendamos hoy echar un vistazo a una nueva pirámide alimenticia desarrollada desde La Garbancita Ecológica y el Grupo de trabajo de educación alimentaria en la escuela durante el curso 2011-2012.

La Garbancita Ecológica es una cooperativa sin ánimo de lucro para el fomento del consumo responsable agroecológico, autogestionado y popular que cuenta con un local en el barrio de Vallecas, en Madrid, donde se puede comprar alimentos ecológicos y de temporada cultivados por agricultores locales. Una opción muy interesante para adquirir fruta, verdura y otra buena variedad de productos ecológicos fuera de los circuitos de producción y distribución de las grandes corporaciones. Seguro que en otras ciudades hay asociaciones parecidas y, para nosotras, es una de las mejores maneras de enfocar la alimentación y el consumo desde una perspectiva responsable en los tiempos difíciles que vivimos.

La pirámide que se utiliza hasta el momento en las actividades de educación alimentaria en España es la pirámide alimenticia NAOS, de la que ya os habíamos hablado, puesta en marcha en el año 2005 desde el Ministerio de Sanidad y Consumo, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Sin embargo, esta nueva pirámide incluye algunas incorporaciones y puntualizaciones importantes. Las más destacables, desde nuestro punto de vista, es la de situar en la base de la pirámide alimenticia las emociones, componente fundamental de la salud desde un enfoque holístico, y la de resaltar la importancia de que los alimentos sean ecológicos.

piramide alimenticia de los alimentos deporte y emociones

En este enlace, Nueva pirámide alimentaria, deportiva y emocional, podréis encontrar el análisis de las pirámides realizado por las creadoras de esta nueva pirámide. Por otra parte, también podéis echar un vistazo a nuestra entrada sobre las Críticas a la pirámide Mypyramid, donde ya habíamos desarrollado algunas de las críticas que se les suelen hacer las pirámides alimenticias tradicionales.

Y eso por no hablar de la nueva recomendación que nos llega desde el gobierno de los Estados Unidos, My Plate, que nos parece poco menos que un despropósito.

Otros articulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *