1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

El delictivo comportamiento de las autoridades sanitarias en España

18 de mayo de 2012

Estaba echando un vistazo a una entrevista a Julizza Pezo, nutricionista de Perú de la que os había recomendado algunas interesantes entrevistas, cuando la escuché decir algo que me subió el calor a la cabeza y me hizo recordar un delito de tremenda magnitud contra la salud pública de la población española cuyo responsable o responsables ni tan siquiera han sido señalados. Lo que hace suponer que pueden seguir en sus cargos atentando sin problemas contra la salud de todas nosotras.

Acude a mi cabeza esa frase que se atribuye a Kurt Cobain: “Que seas paranoico no significa que no te persiguen”. ¿Cómo puede ser que a mí me parezca tan grave algo que no motiva ni el más mínimo arqueo de ceja en el ciudadano medio, o sea, todos y todas?

La frase de Julizza en cuestión es la siguiente (a partir del minuto y 40 segundos), cuando habla de la alimentación durante el embarazo:

“[…]que su consumo de pescado no supere los 360 gramos a la semana […]”

Imagen de previsualización de YouTube

Entonces me vinieron a la cabeza estas dos noticias que había comentado hace tiempo:

La AESAN recomienda no comer pez espada ni atún a embarazadas y bebés menores de un año.

El Gobierno de España ocultó durante siete años el informe sobre los tóxicos en el pescado.

Publicados ambos a mediados de 2011, más de tres años después que esa entrevista a Julizza Pezo de arriba.

embarazo mercurio-y-pescado

Por tanto es claro que las embarazadas y nuestros niños y niñas han estado expuestos a una excesiva contaminación de mercurio, con todos los gravísimos problemas asociados a ello, durante 7 años desde que este hecho fue conocido.

Hecho cuentas y por mi edad resulta que es durante estos siete años cuando he visto quedarse embarazadas a mis amigas y amigos y cuando he visto nacer y crecer a sus hijos e hijas. Entonces pienso que, paradójicamente, menos mal que se come poco pescado hoy en día. Y luego caigo en cuenta de que el atún se incluye entre esos pescados radiantes de mercurio y que las latas de atún sí que se comen en abundancia (¿puede ser esta una de las causas de este envenenamiento encubierto?)

Ahí queda eso: Las autoridades del gobierno español encargadas de proteger la salud pública española no lo han hecho, a sabiendas, exponiendo a graves problemas potenciales tanto a las embarazadas como a los niños y niñas de este país. Es curioso que estas personas en Perú si tuviesen acceso a esta información tan relevante.

El caso es que no sólo se ocultó este informe sino que, y esto me parece más relevante aún, cuando se hizo pública la ocultación ninguno de los principales actores políticos de este país puso el grito en el cielo exigiendo responsabilidades e intentando asegurar que un hecho de esta gravedad no se volviese a repetir.

zapatero rajoy riendo

Así pues, cuando a los encargados de gestionar los asuntos públicos de este país y velar por nuestra salud y seguridad, como por ahí se dice, son capaces de ocultar un envenenamiento de estas características y lo ven como algo normal, en ese momento la casta política se convierte en enemiga del pueblo. Evidentemente no son los intereses de la ciudadanía los que defienden.

Por ello, en mi caso, no se trata sólo de que esté desencantado con la casta política, tengo claro que son mis enemigos. Cuando Rajoy o Zapatero o Rubalcaba o Esperanza Aguirre me dicen lo que me conviene estoy seguro de que me están intentando estafar. Cuando me dicen “os conviene tener una peor educación pública, pagar por la sanidad o que suban el IRPF” me digo, vosotros, que me envenenáis, me la estáis jugando otra vez.

Entra dentro de lo verosímil, y de lo posible, observando nuestras sociedades, que en estos momentos algún otro informe fundamental para la salud pública nos esté siendo ocultado en base a otros intereses económicos más importantes para la casta de actores y actrices de la política.

Cada voto que les damos legitima su espectáculo, es como pagar la entrada del circo en el que te van a devorar. Y ya que me pongo digo: los votos que les damos son la justificación que esgrimen y aún sabiéndolo, se los damos. Y mientas gritan “Salud democrática” nos cascan una de mercurio.

Alguien puede objetar que no está claro que dos más dos sumen cuatro,  que es una métrica particular la que se usa y que es posible que haya políticos honestos. Puede ser, pero no en nuestra realidad. Es materialmente imposible que con los juegos de intereses que se manejan en la casta política ninguna persona mínimamente honesta alcance un puesto relevante en cualquiera de los dos partidos que se reparten el manejo del poder en este país. Eso es un hecho confirmado empíricamente por la realidad.

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *