1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Comer animales: Efectos secundarios de la pesca industrial

24 de febrero de 2012

He estado leyendo durante la última semana un libro muy interesante titulado Comer animales. El autor es sorprendente puesto que se trata de Jonathan Safran Foer, popular por ser el autor de novelas bastante conocidas y alabadas como Todo está Iluminado o Tan fuerte tan cerca.

Sin embargo, Comer animales es un ensayo que le ha llevado varios años de investigaciones, dedicados especialmente a conocer los métodos de la producción industrial de carne que están masivamente extendidos hoy en día, hasta suministrar más del 95% de la carne que se consume en el mundo.

Pesca alta marEn otra entrada comentaré el libro en detalle, hoy me apetece centrarme en algunos de los datos que proporciona relativos a los métodos industriales de pesca.

La pesca y el pescado

La verdad es que lo que está ocurriendo en nuestros océanos me preocupa profundamente. No se trata sólo de las noticias cada vez más alarmantes relativas a la contaminación de las aguas y, por tanto, de los peces que las habitan. Recuerdo ahora, por ejemplo, las alertas, vigentes en la actualidad, de las autoridades españolas respecto a la presencia de metales pesados en el pescado azul y las advertencias para que determinados grupos de población limiten su consumo.

Este asunto lo hemos tratado, por ejemplo, en estas entradas:

La AESAN recomienda no comer pez espada ni atún a embarazadas y bebés menores de un año

Presencia de metales pesados en el pescado

Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora silvestres (CITES) en Doha 2010

Comer animales alumbra una nueva perspectiva que supongo que muchas y muchos ya sospechábamos. Tengo que indicar que los datos que aquí voy a presentar están extraídos del ensayo, no he podido comprobarlo por otras publicaciones si bien las fuentes de las que el ensayo se nutre parecen muy fiables.

pesca arrastreNo voy a hablar aquí de la acuicultura, en eso entraré otro día. Me voy a centrar en la pesca en el mar. Según Safran Foer los tres métodos que se utilizan para pescar las tres especies más consumidas en Norteamérica (salmón, atún y las gambas) son el palangre, la red de arrastre y el uso de redes de cerco.

No voy a entrar en la descripción de estos métodos, seguro que si os interesa no os costará mucho acceder a esa información. Voy a ser sensacionalista y presentaros algunos de los números que resultan de esta actividad. De la llamada captura incidental de la pesca en alta mar.

Por ejemplo, los palangres no matan sólo a las especies que pretenden capturar, matan a 145 más.

Un estudio mencionado en Comer Animales indica que alrededor de 4,5 millones de animales marinos mueren como presas colaterales  cada año, incluyendo más de 3 millones de tiburones, 1 millón de peces espada, 60.000 tortugas, 75.000 albatros y 20.000 delfines y ballenas.

Una operación con red de arrastre acaba con el lanzamiento por la borda de entre el 80 y el 90% de los peces que se capturan. Muertos.

Pesca gambaOtro ejemplo, el consumo de gambas supone el 2% de la comida marina consumida en Norteamérica en peso. Sin embargo, su pesca supone el 33% de las capturas incidentales globales. Por ejemplo, para pescar medio kilo de gambas de Indonesia se mata y se devuelven al océano ONCE kilos de otros animales marinos muertos.

La lista de las especies de animales muertos como daños colaterales de la pesca eriza los pelos de la espalda. En serio. Y sin  hablar del sufrimiento de los peces. Pero este es un tema, el del sufrimiento animal, que suele molestar mucho así que no voy a entrar ahí. Baste con señalar los datos anteriores.

Este es un tema que nos parece de una importancia fundamental así que agradeceremos muchos cualquier aporte o comentario que pueda enriquecer el debate.

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

4 Comentarios to Comer animales: Efectos secundarios de la pesca industrial

  1. morgana says:

    Gracias por dar esta información que no se encuentra en los “medios de información”. Hay que escarbar mucho para encontrarnos con estudios o datos que hablen de este tema con claridad.
    Por otra parte, es cierto que el sufrimiento animal es un tema polémico, pero no por ello deja de ser importante y fundamental para muchas personas. Por ello, te animo a que nos des información o tu opinión al respecto. Qué mejor lugar que esta página para hacerlo, ya que actualmente el sufrimiento de los animales está tan ligado a la alimentación de una especie animal, la humana.
    Creo que a muchos ejemplares humanos nos interesa mucho este tema.
    Dejo aquí un enlace que habla sobre esto y aclara algunos conceptos:
    http://www.cahiers-antispecistes.org/spip.php?article290
    Gracias y un abrazo,
    Morgana.

  2. David Amargor says:

    Según tú, entonces ¿¿hay que hacerse vegano?? Defiendes comer alimentos de origen animal, entonces, ¿piscifactoría? ¿granja? ¿reducir nuestro consumo?

    Bueno, creo que es lo que tiene la industria agroalimentaria…

  3. Jon says:

    Hola, David,

    Es una cuestión muy compleja que comenzar a responder le llevó a Safran Foer un libro entero.

    Sí que es lo que tiene la industria agroalimentaria, sí.

    Algunos temas que está directamente relacionados con la producción mundial de carne serían:

    1) El llamado cambio climático, puesto que la industria agroalimentaria es el principal responsable de algunas de las emisiones que está generando ese cambio climático. Independientemente de ello, lo que es seguro es que contaminan aguas y tierras abundantemente y que esa contaminación siempre nos acaba llegando.
    2) Las especies han sido seleccionadas genéticamente como razas productoras de carne en función de la rentabilidad que proporcionaba su crianza. Unido esto a las condiciones en las que viven los animales hace que, para poder sobrevivir, estos han de ser medicados de forma permanente y sistemática. Por ello, cuando comes carne de animales criados en granjas industriales estás comiendo carne repleta de antibióticos, lo que parece que conlleva a un aumento en nuestra tolerancia a ellos. Por tanto, quizás cuando necesites tomar antibióticos es posible que su eficacia en tu organismo sea menor por haber comido este tipo de carne durante tanto tiempo.
    3) Las condiciones de vida de aves y cerdos, en lo que interesa a este punto, hace que sean animales que está desarrollando constantemente enfermedades, expuestos a numerosos virus. Esta es una situación potencialmente muy peligrosa porque, y lo hemos visto estos años atrás con la gripe aviar y porcina, cuando un virus salta de una especie a otra (y los cerdos parecen un campo de cultivo perfecto) sus efectos pueden ser terribles. Así que nos estamos comiendo animales que viven toda su vida enfermos, incubando virus que son potencialmente muy peligrosos para los seres humanos.

    4) Y todo esto sin hacer referencia a las condiciones de vida de los animales en esas granjas. A este punto volveré luego.

    Por otra parte está el tema de la salud y de la relación de nuestra alimentación con ella:

    Hoy en día, se acepta que en los países de occidente comemos muchísima más carne de la que es nutricionalmente recomendable. El consumo abusivo de carne se ha relacionado con algunas de las enfermedades más comunes en nuestras sociedades. Aunque se pueden seguir dietas sanas tanto con consumo de carne como vegetarianas o veganas. El pescado es ligeramente diferente puesto que su contenido en ácidos grasos omega 3 lo hace muy interesante para la alimentación y encontrar un suministro análogo con alimentos no animales es complicado, que no imposible.

    Paralelamente a esto, la producción industrial de carne es ineficiente, teniendo en cuenta que habitamos un planeta donde uno, al menos, de cada seis de nuestros congéneres no dispone de los alimentos mínimos necesarios para mantener la salud a través de la alimentación. Se necesita muchísimo cereal para producir una carne que se come en exceso en unos pocos lugares y que no es necesaria, mientras que en otros lugares, muchas veces donde se cultiva este mismo cereal, las poblaciones no tiene un mínimo acceso a los alimentos. Desde mi punto de vista, este es el principal reto moral de nuestra civilización. La forma en la que lo estamos abordando es clara y nos deja en un lugar espantoso, nos guste o no nos guste. Mejor no pensar en ello, ¿no? Ya se arreglará solo. Ahí está el libre mercado para solucionar todos nuestros males.

    Seguro que se me quedan aspectos importantes que comentar pero con esto vale para argumentar la respuesta a las preguntas que hacías:

    ¿Hay que hacerse vegano? Para mi el veganismo es una orientación de vida muy defendible. Me parece una respuesta filosófica muy interesante a muchos de los problemas de la sociedad humana actual. Pero no se le puede decir a alguien que se haga vegano o no, es una opción moral, principalmente. SI yo fuese coherente con mi forma de ver el mundo sería vegano u ovolacteovegetariano. Pero es mucho más fácil, aquí y ahora, no ser coherente que serlo.

    Un punto fundamental del veganismo es su antiespecismo, su consideración de los animales como seres que deberían ser tratados con el máximo respeto. En esto el veganismo es una corriente al margen de las lineas maestras ideológicas occidentales, me parece a mi, de ahí, creo, parte del rechazo que mucha gente tiene ante los veganos.

    ¿piscifactoría? ¿granja? ¿reducir nuestro consumo? Tal y como funcionan ahora, ni piscifactoría ni granjas. Yo sólo como pescado de extracción. Y pescados pequeños y azules. Los efectos de esta pesca ya los he comentado arriba.

    Reducir nuestro consumo: Desde luego. Esto me parece imprescindible. Desde el punto de vista nutricional y desde la aceptación de una mínima responsabilidad social.Se come demasiada carne y las consecuencias son tremendas en muchos ámbitos distintos y muy importantes.

    Supongo que el punto medio entre el consumo indiscriminado y el veganismo es este:

    Comer ecológico en lo posible (porque es más sano y porque es sostenible medioambientalmente en un momento en que eso empieza a parecer fundamental ), reducir mucho el consumo de carne e intentar obtenerla de proveedores de confianza y JAMÁS carne procedente de animales criados en granjas industriales.

    Un detalle final, que puede ser relevante o no, allá cada cual. En las granjas industriales los animales pasan un infierno, en vida y en el camino hacia su muerte (podéis buscar información si lo ponéis en duda). Si lo merecen, o si es un asunto sin importancia, lo tiene que decidir cada cual en tanto que no es una cuestión que vaya a solucionar por vía legal. Ya se sabe que el poder hace el derecho y estamos hablando de uno de los principales sectores económicos de la actualidad.

    El caso es que en nuestras democracias, aunque estemos despojados del acceso al poder político real, se dispone de muchísimo poder a través del consumo. Al final, sostener o no la industria agroalimentaria es algo que se hace cada vez que vamos de compras. Y hay alternativas. Hoy parece que el voto va por aquí, en lo que uno consume o no y de donde lo consume. El problema es que esto requiere de un mínimo de interés, tanto para buscar la información como para llevarla a cabo en la vida cotidiana. Algo así como la responsabilidad del voto.

    Bueno, al final me he ido por las ramas dejando salir al moralista que llevo dentro.

    Un saludo y gracias por el comentario.

    Jon

  4. David Amargor says:

    Semanas después he leído tu extensa y clarificante respuesta. Gracias!!!
    Trataré de realizar algunos cambios en mi dieta y hábitos de consumo, a ver qué conseguimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *