1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

La AESAN recomienda no comer pez espada ni atún a embarazadas y bebés menores de un año

30 de junio de 2011

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) ha actualizado sus recomendaciones sobre el consumo de diversos alimentos, indicando que:

El consumo de pez espada, tiburón o atún rojo no está recomendado, en ninguna cantidad por su elevado contenido en metilmercurio, ni para embarazadas ni para niñas o niños menores de 3 años. Se sugiere, además, que de los 3 a los 12 años, el consumo de estos peces no supere los 50 gramos a la semana.

El consumo de acelgas o espinacas no está recomendado para bebés menores de un año, por su elevado contenido en nitritos.

El consumo de cabezas de crustáceos está desaconsejado en grandes cantidades, para todas las personas, puesto que acumulan gran cantidad de cadmio.

Esta noticia ha sido portada del diario español ElPais y el artículo es bastante interesante: Sanidad recomienda a embarazadas y niños que no coman pez espada. Los detalles sobre las recomendaciones de la AESAN, que os hemos señalado arriba, vienen desarrollados bien en ese artículo por lo que nosotros nos centraremos en otros aspectos de la noticia que nos parecen importantes.

Por ejemplo, el artículo cita a Joan Llobet, Catedrático de Farmacia de la Universidad de Barcelona que indica que las recomendaciones son “razonables”, aunque puedan generar “alarma social” y sean “económicamente peligrosas”.

Según parece, es peligroso que alertas sobre el consumo de alimentos que son nocivos para la salud genere alarma social con el agravante, además, de que son económicamente peligrosas. En esto nos vamos a centrar puesto que nos parece muy relevante.

LA ALARMA SOCIAL:

¿Cómo se puede pretender que no cause alarma social, o incluso que esta sea negativa, el conocimiento de que la actividad humana está envenenando algunos de los alimentos que consumimos?

Por  ahora, las recomendaciones apuntan a los pescados principalmente grandes y azules, que acumulan el mercurio en sus grasas, pero no porque los pescados más pequeños no contengan mercurio, sino porque las cantidades que contienen todavía no son supuestamente peligrosas.

Y, sin embargo, sin una transformación de ciertos patrones industriales en ningún caso se va a solucionar este problema. El mercurio seguirá yendo al mar y entrado en la cadena alimenticia. Por tanto, puede ser cuestión de tiempo que las recomendaciones en la línea de restringir el consumo de ciertos peces lleguen hasta los peces más pequeños. En ese momento nos encontraremos con una situación como esta: la mayor parte de los caladeros estarán agotados y gran parte de los peces que sobreviven estarán contaminados en niveles perjudiciales para la salud humana. ¿Será este un momento aceptable para que la alarma social esté bien vista?

¿Hasta dónde tiene que llegar la tranquilidad? ¿En qué punto nos podemos molestar?

Y esto no siendo demagógico, porque si se pone uno a pensar en esas potenciales familias que no estén al tanto, por los motivos que sean, de las alertas de la AESAN y a las que siga encantando el pez espada…

LAS REPERCUSIONES ECONÓMICAS:

La alerta de la AESAN puede ser económica peligrosa. En el mismo artículo del país se indica que “el sector pesquero presionó para relajar los niveles aceptables de mercurio”.

Resulta que es nuestra actividad económica, nuestro modelo de desarrollo industrial, el que está poniendo en peligro los alimentos presentes en el planeta y que tenemos que comer. De diversos modos, en lo que se refiere a la noticia que comentamos hoy: mediante la emisión de sustancias de desecho procedentes de la producción industrial, que son contaminantes y peligrosas, en cantidades demasiado elevadas o mediante el uso excesivo de abonos en producciones intensivas de hortalizas.

Y, sin embargo, ¿hay que evitar que estas noticias creen alarma social porque pueden perjudicar los intereses empresariales de ciertos sectores?, ¿Hasta qué punto ha de llegar la censura encubierta para no perjudicar los intereses económicos?

¿No estamos ante una situación que exige la alarma social? Repasemos, para no ponernos tremendos: grandes peces, crustáceos y algunas hortalizas pueden ser peligrosos, en cualquier cantidad, para grupos humanos tan importantes como las embarazadas y los bebés.

¿Cuándo es conveniente la alarma social? ¿Cuándo TODOS los alimentos sean peligrosos para TODAS las personas?

Otros artículos relacionados:

Presencia de metales pesados en el pescado

Documental completo: nuestros hijos nos acusarán

Los alimentos ecológicos son mejores

Otros articulos

  • Lista de pescados azulesLista de pescados azules Después de ver los vídeos sobre la importancia de los ácidos grasos Omega 3 es fundamental presentar una lista de los pescados azules, cuyo consumo parece tan recomendable. El concepto […]
  • Presencia de metales pesados en el pescadoPresencia de metales pesados en el pescado "El ser humano es el animal con mayor contenido de metales pesados en el cuerpo". La presencia de metales pesados en el pescado o en otros alimentos o el aire está influyendo en la salud humana.
  • Pescados que se pueden encontrar en EspañaPescados que se pueden encontrar en España En numerosas entradas hemos venido abordando el papel del pescado dentro de la nutrición humana. Su interesante composición proteínica, su contenido graso o de minerales o vitaminas hace […]
  • Beneficios asociados a los ácidos grasos omega-3Beneficios asociados a los ácidos grasos omega-3 En los últimos años, como comentábamos en nuestra entrada sobre los alimentos funcionales: ácidos grasos omega-3, se han puesto de moda los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 […]
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *