1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Escándalos alimentarios en China

19 de mayo de 2011

Nos hacemos eco de una noticia publicada por el diario Publico referente al escándalo que se está viviendo en China  tras haberse descubierto gran cantidad de alimentos que había sido contaminados deliberadamente con el fin de aumentar los beneficios de los vendedores.

Según indica la noticia, desde ternera, al pollo pasando por el cerdo o los vegetales, el pan o la fruta han sido tratados químicamente para aumentar los beneficios de las ventas. ¿De qué modo? Os dejamos dos de los más espectaculares:

Alimentando pollos con minerales para aumentar su peso, por ejemplo, mediante polvo de barita, material usado en plásticos y pinturas.

Engordando químicamente las fresas, que luego eran pintadas de rojo y rociadas con productos químicos para obtener el olor a fresa tan característico de las fresas no industriales.

También se encontraron los clásicos cerdos engordados con clenbuterol o que fueron despiezados y vendidos tras haber muerto de enfermedad, cerdo  transformado química y mágicamente en ternera para estofados. En fin, una maravilla de la inventiva.

Parece que la respuesta natural, que se ve, por ejemplo, en los comentarios de la noticia es: vaya con los chinos, como les gusta el dinero, menos mal que muchos vivimos en la Unión Europea y tenemos controles.

Nosotros no compartimos esa visión tan tranquilizadora, basta recordar casos lejanos como el del aceite de colza en España o, más recientemente, la crisis de las vacas locas o, este mismo año, el escándalo surgido en Alemania por las dioxinas presentes en los piensos con los que se criaban los animales en las granjas.

El problema es que la base de todos estos fraudes es la misma: aumentar la rentabilidad económica del negocio, en este caso de la alimentación, pasando por alto todas las consecuencias derivadas. Este es un pilar de la ideología empresarial hoy en día y vigente en todo el mundo. Por tanto, ya que entre las compañías y la sociedad sólo están los controles legales a los que se someten los productos, no es de extrañar que las empresas recurran a medios que las autoridades  no puedan detectar. Se podría aplicar un símil con el doping en los deportes.

Por eso, el riesgo de que ocurran estas barbaridades siempre está latente, tanto en China como en el resto del mundo. No olvidemos tampoco, la gran expansión de los alimentos transgénicos en los mercados del globo. Son alimentos cuya producción y venta resulta muy rentable para algunas gigantescas compañías pero cuyos efectos a largo plazo en la salud humana no están comprobados. Nos encontramos en un caso análogo, en cierto modo, a lo que ocurre en China. Se distribuyen alimentos muy rentables sin tener en cuenta los efectos que pueden ocasionar en los consumidores, puesto que eso somos, consumidores.

Como apuntan algunas, la crisis es de conciencia. Os dejamos un enlace a unos documentales de la Noche temática de RTVE dónde analizan la influencia de los múltiples tóxicos a los que estamos expuestos en la salud.

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *