1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Las grasas perjudiciales favorecen la depresión

1 de febrero de 2011

alimentacion-y-depresion

Nos hacemos eco hoy de un estudio publicado por la revista científica PloS One indica que el consumo de grasas saturadas y trans aumenta el riesgo de padecer depresión casi en un 50%.

Las relaciones entra la alimentación y los trastornos mentales o, más en general, el funcionamiento del cerebro, todavía no están muy estudiadas. Sin embargo, parece lógico suponer que, dado que el correcto funcionamiento cerebral depende de la presencia de los nutrientes que el cerebro necesita y que estos nutrientes se ingieren casi exclusivamente a través de la dieta, la calidad de la dieta repercute en la calidad del funcionamiento cerebral.

Uno de los nutrientes más importantes para el cerebro son las grasas, tal como ya habíamos comentado en nuestras entradas sobre Alimentación y depresión y Dieta Mediterránea y depresión. De la correcta ingesta de grasas a través de la dieta parece depender buena parte de la salud de nuestro cerebro.

Así, según se indica en el estudio presentado en la revista PloS One, el aceite de oliva virgen extra y las grasas poliinsaturadas (como las omega-3) en general protegen contra las enfermedades mentales y se asocian a un menor riesgo de depresión.

Conviene recordar aquí que todos los efectos saludables asociados al aceite de oliva se refieren siempre, aunque a veces no se indique, al aceite de oliva virgen extra, no al común.

hamburguesa

Por el contrario, según este estudio, cerca de un tercio de las depresiones observadas podrían ser atribuibles a un alto consumo de grasas saturadas y trans.

Hemos abordado este tema en numerosas entradas, dentro de nuestra sección de Lípidos o grasas, pero dedicaremos una próximamente a analizar en detalle los requerimientos de grasas del organismo humano y la forma de satisfacerlos a través de la dieta.

Conviene recordarlo regularmente: nuestro cuerpo ser rehace constantemente a través de los nutrientes que ingerimos. La expresión somos lo que comemos no es mera literatura, es una obviedad. Pero vivimos en una época de confusión tal que a veces no viene mal recordar las obviedades como, por ejemplo, que cuando nos llevamos algo a la boca, estamos construyendo nuestro cuerpo. No sólo dándole gusto al paladar, que parece ser lo único a tener en cuenta en esta sociedad un tanto infantil que habitamos.

grasas-y-cerebro

En conclusión, tengamos en cuenta que, de nuestra dieta, depende nuestra salud física y mental. Que cada cual aborde este hecho de la forma que considere oportuna.

Otros articulos

  • Ácido linoleicoÁcido linoleico El ácido linoleico es un ácido graso poliinsaturado de la familia omega-6 que debe ser necesariamente aportado al organismo mediante la alimentación puesto que nuestro cuerpo no puede […]
  • Los 10 pescados con más omega-3Los 10 pescados con más omega-3 Vamos hoy con la lista de los 10 pescados con más omega-3. Los ácidos grasos omega-3 se han convertido en uno de los nutrientes estrella de la última década. Al amparo de numerosas […]
  • Grasas de la carneGrasas de la carne El otro día comentábamos las propiedades nutricionales de la carne y en su posible interés dentro de la alimentación equilibrada. Sin embargo, cuando analizamos el papel de la carne en […]
  • Alimentación y depresiónAlimentación y depresión Las relaciones causales  entre la alimentación, salud y distintas enfermedades está siendo cada vez más analizada. Últimamente empiezan a salir a la luz los primeros estudios que […]
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *