1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Grasas de la carne

27 de abril de 2010

pinturas-rupestres-caza

El otro día comentábamos las propiedades nutricionales de la carne y en su posible interés dentro de la alimentación equilibrada. Sin embargo, cuando analizamos el papel de la carne en la dieta del ser humano y, más aún, cuando buscamos respuestas en las dietas de nuestros antepasados homínidos, tenemos que considerar algunos cambios trascendentales que se han producido en los últimos siglos.

La industrialización de los alimentos, algo normalizado en la actualidad, ha modificado la naturaleza de las materias grasas en la alimentación. En nuestra entrada sobre las carnes indicábamos que la cantidad y naturaleza de las grasas presentes en estas carnes dependía de la alimentación seguida por el animal del que se ha obtenido la carne.

La alimentación que siguen los animales cultivados en las granjas poco tiene que ver con las dietas de los animales cuya carne consumían, por ejemplo, nuestros antepasados: esos extraños seres anteriores a la revolución industrial.

El ganado vacuno se alimentaba de hierba y no alcanzaba un tamaño adecuado por ser sacrificado y consumido hasta que alcanzaba los cuatro o cinco años de vida. Hoy en día, la mayor parte de la carne que se consume se obtiene a partir de animales que han sido alimentados con cereales y que pueden acabar en el matadero poco después de su primer año de vida.

granjas-vacas

Con este procedimiento, el rendimiento económico obtenido por los industriales de la alimentación aumenta a la par que se producen ciertos cambios interesantes en la composición de la carne. Por ejemplo, mientras que con la cría tradicional se obtenía una carne más magra, con menos grasas saturadas y más poliinsaturadas (incluidos ácidos grasos omega-3), los animales criados en las granjas de animales pueden llegar a tener un 30% de grasas, la mayor parte saturadas.

Si nos remontamos incluso a las etapas previas a la revolución neolítica, donde el ser humano se alimentaba en base a la recolección y la caza (si bien la composición de la alimentación del homo sapiens a lo largo de su historia es motivo de controversia entre los especialistas) la diferencia es mayor. La carne obtenida de la caza contenía, aproximadamente, tres veces más grasas insaturadas y cinco veces menos grasas saturadas.

Es importante tener en cuenta estas consideraciones cuando se analiza el papel de la  carne dentro de la dieta adecuada para el ser humano u homo sapiens.

Fuente texto:

Tu seguro de salud. El placer de comer bien. Autores: Beliveau y Gingras. 2009, RBA Libros

Fuente fotos:

http://www.kalipedia.com/kalipediamedia/penrelcul/media/200707/18/relycult/20070718klpprcryc_22.Ies.SCO.jpg

http://soycorresponsal.lanacion.com.ar/ImgsNotas/1104.jpg

Otros articulos

  • Una vía de escape a las verduras y frutas “clónicas”Una vía de escape a las verduras y frutas “clónicas” Un amigo de la página nos ha remitido una noticia muy curiosa e interesante sobre las frutas y verduras que encontramos en nuestros supermercados.Para todos aquellos que nos […]
  • Los lípidos en la dietaLos lípidos en la dieta Los lípidos, al igual que las proteínas, son indispensables en nuestra dieta. Se trata de principios inmediatos orgánicos compuestos por C, O y H y donde pueden aparecer también P y N. […]
  • Dieta mediterránea y depresiónDieta mediterránea y depresión La semana pasada comentábamos dos artículos que presentaban sendos estudios sobre las relaciones entre alimentación y depresión. Hoy nos centramos en un estudio de la Universidad de […]
  • Las proteínas en la dietaLas proteínas en la dieta Vamos a analizar la importancia del consumo de proteínas dentro de una dieta saludable y equilibrada. Consideramos que unos conocimientos mínimos sobre nutrición son fundamentales para […]
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

2 Comentarios to Grasas de la carne

  1. Marian says:

    ¿Sabías que…
    Si te duchas una vez al día, y cada ducha dura un promedio de siete minutos, a razón de 8 litros por minuto, usarás 19.300 litros al año para ducharte todos los días. Cuando comparas esa cifra, con la cantidad que la Fundación para la Educación del Agua calcula que se usa en la producción de cada kilo de carne de res (20.515 litros), te darás cuenta de algo extraordinario.
    Hoy tú podrías ahorrar más agua no comiendo un kilo de carne que dejando de ducharte durante todo un año completo.

  2. admin says:

    Hola, Marian,

    gracias por el comentario. Cada vez parece más claro que el consumo excesivo de carne de las sociedades más industrializadas es un sinsentido (desde tantos puntos de vista…) que habría que corregir. Pero no creo que vaya a ser fácil porque para mucha gente atiborrarse de carne parece un rasgo de identidad de la fuerza de su nombre.
    Un saludo,
    Jon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *