1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

¿Hay que hacerse vegetariano? Declaración de Barsac: Sostenibilidad medioambiental y dieta semitariana

14 de abril de 2010

Continuamos con nuestras entradas sobre el vegetarianismo presentando una declaración que nos parece interesante y que se centra en varios de los puntos relevantes del debate. Se trata de la declaración de Barsac, redactada durante los meses de Octubre y Noviembre de 2009, con el título Sostenibilidad medioambiental y la dieta semitariana.

Las actividades agrícolas y producción a gran escala de carne para consumo humano llevan asociadas un impacto sobre el medio ambiente. Este impacto es global e incluye posibles amenazas de contaminación de aire, agua y tierra, afecta al clima y a la biodiversidad y, de forma directa, a la seguridad alimentaria global.

Dado que la producción de carne es menos eficiente y más contaminante que la producción de alimentos agrícolas y dada la desigualdad insultante en el reparto de alimentos a nivel mundial, donde el número de obesos asciende paralelo al número de malnutridos, los investigadores firmantes de la declaración de Barsac proponen a los ciudadanos sumarse a una dieta “semitariana”, que lleva asociada una reducción notable de la presencia de la carne dentro de la dieta.

La declaración de Barsac dice así:

1. RECONOCIENDO QUE:

Las actuales prácticas de producción agrícola tienen múltiples consecuencias medioambientales, incluyendo las amenazas de contaminación del aire, el agua y la tierra, al clima y a la biodiversidad;

2. AFIRMANDO QUE:

a. La seguridad alimentaria global es un reto de primera importancia, que depende del suministro y el uso de nitrógeno sintético y otros fertilizantes;

b. La seguridad energética global se espera que dependa cada vez más del uso de la superficie agrícola y de los fertilizantes sintéticos para la producción de bioenergía y biocombustibles;

3. RECONOCIENDO QUE:

a. La cría de animales para producir alimentos es fundamentalmente menos eficiente que la producción de alimentos basados en plantas, debido a las pérdidas de nutrientes en el entorno; porque

i. la inclusión de animales en el sistema alarga la cadena desde la producción primaria hasta el consumo humano, dando con ello más oportunidades a las pérdidas de nutrientes y de energía,

ii. los animales incrementan la movilidad de las formas del nitrógeno, el fósforo y el carbono, lo que dificulta todavía más reducir las pérdidas en el entorno;

b. Las tasas de contaminación por nitrógeno han aumentado sustancialmente en muchas partes del mundo, en relación con el incremento de la población humana, así como con el incremento del consumo per cápita de productos de origen animal;

c. El incremento de la contaminación del medio ambiente debido a los productos de origen animal incluye:

i. contaminantes de nitrógeno que afectan a la calidad del aire y a la biodiversidad, incluyendo el amoníaco y los óxidos nitrosos, lo que conduce también a la formación de ozono y a la materia particulada,

ii. emisiones de gases de efecto invernadero, incluyendo metano, óxido nitroso y dióxido de carbono,

iii. contaminantes de nitrógeno y fósforo del agua, incluyendo filtraciones de nitrógeno y la contaminación de las zonas costeras;

4. CONSIDERANDO QUE:

a. Las pérdidas de nutrientes en los sistemas agrarios representan para los campesinos una pérdida económica de la inversión en compra de fertilizantes, así como un desperdicio de la energía usada en la producción de fertilizantes de nitrógeno,

b. Existen ya varias actividades internacionales que, bajo acuerdos medioambientales multilaterales, promueven el uso de medidas y sistemas agrícolas que mejore la eficiencia en el uso de nutrientes y reduzca la pérdida de nutrientes, incluyendo el trabajo de:

i. el Global Partnership on Nutrient Management del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas, y

ii. la Task Force on Reactive Nitrogen bajo los auspicios de la Convention on Long-range Transboundary Air Pollution de la Comisión económica de las Naciones Unidas para Europa;

iii. el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, vinculado al United Nations Framework Convention on Climate Change;

iv. las convenciones marinas, incluyendo la Comisión de Helsinki para el Mar Báltico, la Comisión de Oslo y París para el Atlántico Nordeste, la Convención de Barcelona para el Mediterráneo y la Convención del Mar Negro;

v. los Estados Miembro de la Unión Europea mediante la implementación de directivas comunitarias para la reducción de la contaminación en aire, incluyendo el programa Aire Limpio para Europa (CAFÉ, Clean Air for Europe) y la Directiva Nacional para Topes de Emisiones, para el agua, incluyendo la Directiva de Nitratos y la Directiva Marco del Agua, así como las directivas comunitarias agroambientales, incluyendo los programas de desarrollo rural;

5. AFIRMAMOS AQUÍ QUE,

a. Además de las acciones de los gobiernos, la responsabilidad del medio ambiente es también de los individuos y que todas nuestras decisiones personales marcan una diferencia;

b. Las elecciones que hacemos con respecto a nuestra alimentación producen un efecto significativo en el medio ambiente, alterando los requisitos relativos a las diferentes actividades agrícolas.

6. RECONOCIENDO QUE:

a. En muchos países desarrollados se comen más productos de origen animal de los necesarios para una dieta equilibrada saludable, y para muchas personas, reducir el consumo de carne per cápita puede producir beneficios significativos para su salud;

b. En muchos países en vías de desarrollo, se necesita un incremento de la disponibilidad de nutrientes para mejorar las dietas, mientras que en otros países en desarrollo el consumo per cápita de productos animales se está incrementando rápidamente a niveles que son menos saludables para el individuo y menos sostenibles medioambientalmente;

c. Por las razones arriba dichas, reducir el consumo per cápita de productos de origen animal en el mundo desarrollado tiene el potencial de mejorar la eficiencia en el uso de los nutrientes, de reducir los costes de producción generales y de reducir la contaminación medioambiental;

d. Aunque el vegetarianismo y el veganismo son las opciones que prefieren algunos, representan una ambición indeseable para muchas personas;

e. Es necesario estimular las opciones de un deseo medio, dando facilidades a los que desean reducir el consumo de productos de origen animal;

7. DECLARAMOS NUESTRO COMPROMISO CON:

a. El estímulo de la disponibilidad de tamaños y raciones reducidas de carne y productos de origen animal, en comparación con el estándar actual en los países desarrollados, para la preparación de comidas saludables,

b. La implementación de este compromiso mediante la opción ‘semitariana’, que definimos como una comida que contenga la mitad de carne o pescado con respecto a la cantidad local normal, combinada con un aumento correspondiente en otros productos alimentarios,

c. La promoción de la disponibilidad de la opción ‘semitariana’, mediante la organización de conferencias, talleres y otras reuniones, permitiendo a los que asistan que elijan entre:

i. una comida de las que se ofrecen normalmente,

ii. una comida ‘semitariana’,

iii. una comida vegetariana,

iv. una comida veganiana o con otros requisitos dietéticos especiales,

d. La promoción de un etiquetado claro de las opciones de menú, especialmente cuando se sirven menús de buffet,

e. El estímulo de un desarrollo más amplio de las dietas ‘semitarianas’, como una contribución a una dieta más saludable y a la protección del medio ambiente;

8. AL REALIZAR ESTE COMENTARIO, OBSERVAMOS QUE:

a. El enfoque ‘semitariano’ complementa la conocida opción de no comer carne ciertos días de la semana, ofreciendo flexibilidad adicional para reducir el consumo de productos cárnicos;

b. La decisión de comer carne es una cuestión vinculada a la responsabilidad personal, la ética y la religión; la reducción del tamaño de la ración mediante el enfoque ‘semitariano’ estimula la idea de ‘convertir la carne en algo especial’;

c. Las actividades de la ganadería láctea tienen también un impacto significativo en el medio ambiente; se estimularán nuevas investigaciones para analizar los roles relativos del consumo cárnico y lácteo en relación con el medio ambiente y la salud humana;

d. Aunque las prácticas agrícolas tradicionales jugaron un papel importante en la gestión del medio ambiente rural, contribuyendo significativamente a la herencia cultural, la agricultura está en un periodo de rápido cambio en muchos países, con un crecimiento de las operaciones agrícolas que potencialmente amenaza esta herencia cultural; los riesgos y oportunidades medioambientales requieren mayor investigación;

9. ESTA DECLARACIÓN:

a. Es una iniciativa personal desarrollada por los científicos abajo firmantes y otros expertos vinculados a:

i. El programa de red de investigaciones Nitrogen in Europe (NinE), de la European Science Foundation,

ii. El programa de investigación Biodiversity in European Grasslands: Impacts of Nitrogen deposition (BEGIN), de la European Science Foundation,

iii. Task Force on Reactive Nitrogen (TFRN), de la UNECE Convention on Long-range Transboundary Air Pollution,

iv. International Nitrogen Initiative (INI),

v. COST Action 729 on Assessing and Managing Nitrogen in the Atmosphere Biosphere System in Europe,

vi. NitroEurope Integrated Project, funded by the European Commission;

b. Se elaboró el 29 de octubre de 2009 en Barsac, Francia, en el taller celebrado conjuntamente por los programas NinE BEGI, incluyendo a expertos de TFRN, INI, COST 729 y NitroEurope; fue redactado en los días 16-18 de noviembre de 2009 durante el INI Workshop on Nitrogen Deposition, Critical Loads and Biodiversity celebrado en Edimburgo, Escocia, incluyendo a expertos de estas redes; y posteriormente fue lanzado el 24 de noviembre de 2009 en Ámsterdam, Países Bajos, durante la tercera reunión de la Task Force on Reactive Nitrogen;

c. Se presentará a la firma pública el 25 de noviembre de 2009 en la siguiente dirección: http://www.nine-esf.org/barsac-declaration;

d. En el futuro puede actualizarse bajo la coordinación del programa Nitrogen in Europe (NinE), en colaboración con los equipos del programa BEGI, la Task Force on Reactive Nitrogen, la International Nitrogen Initiative, COST 729, NitroEurope y otros asociados.

Texto original: http://www.nine-esf.org/Barsac-text

Hemos utilizado y agradecemos la traducción de Víctor Díaz para Globalizate.org

Fuente fotos:

http://www.medioambientenoticias.com/MAN/images/fotos/camposdesoja.jpg

Otros articulos

  • ¿Hay que hacerse vegetariano?¿Hay que hacerse vegetariano? Vamos a dedicar algunas de nuestras próximas entradas a un tema muy polémico y que merece un análisis en profundidad: ¿Hay que hacerse vegetariano? Este es un asunto que toda página […]
  • ¿Hay que hacerse vegetariano? Las granjas de animales¿Hay que hacerse vegetariano? Las granjas de animales Continuamos con nuestras entradas para intentar dar un poco de sentido a la pregunta ¿Hay que hacerse vegetariano?, ¿Qué sentido tiene el vegetarianismo? Hoy nos contentamos con […]
  • ¿Hay que hacerse vegetariano? Conoce tu carne¿Hay que hacerse vegetariano? Conoce tu carne Os presentamos hoy el polémico vídeo creado por la PETA sobre las condiciones de vida de los animales criados para la obtención de diferentes alimentos para los seres humanos. La PETA […]
  • Una vía de escape a las verduras y frutas “clónicas”Una vía de escape a las verduras y frutas “clónicas” Un amigo de la página nos ha remitido una noticia muy curiosa e interesante sobre las frutas y verduras que encontramos en nuestros supermercados.Para todos aquellos que nos […]
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *