1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Adicción a la comida basura

6 de abril de 2010

Según un estudio dirigido por Paul Kenny y llevado a cabo por científicos del Instituto de Investigación The Scripps, en Jupiter, Florida, el consumo excesivo de alimentos altos en calorías puede desencadenar en el cerebro respuestas similares a las de otras adicciones.

Este estudio, cuyas conclusiones aparecen en la edición en línea del 28 de Marzo del 2010 de la revista Nature Neuroscience, fue realizado con ratas. Las ratas tienen unos patrones alimenticios similares a los de los seres humanos y son una de las especies más comúnmente utilizadas como cobayas en la experimentación con animales  pues los resultados obtenidos con ellas son aplicables a los seres humanos con bastante frecuencia.

No parece este el momento ni el foro para iniciar una discusión sobre la experimentación con animales aunque en el futuro subiremos algunas entradas que se pueden relacionar tangencialmente con este tema.

La dinámica del estudio consistió en separar las ratas en dos grupos. A las ratas de uno de los grupos  les ofrecieron acceso ilimitado, tras una temporada de alimentación común a ambos grupos, a alimentos como tocino, pasteles de mantequilla o dulces. El resultado fue que, a medida que engordaban (y lo hacían muy rápido), comenzaron a comer compulsivamente. Incluso cuando, según el guión del experimento, les comenzaron a dar descargas eléctricas con el objetivo de detener las comidas, las ratas preferían la descarga a dejar de comer. Más aún, cuando suprimieron el suministro de comida basura y les volvieron a ofrecer la alimentación saludable habitual, las ratas se negaron a comer durante casi dos semanas. “Entraron en inanición voluntaria”, según indicó Paul Kenny.

Las ratas del otro grupo de estudio, alimentadas de forma equilibrada y saludable, engordaban mucho menos y no presentaban ninguna de las demás patologías, lógicamente.

Una de las explicaciones propuesta por los científicos para justificar estos resultados tiene que ver con el funcionamiento del cerebro.

Señalan que el desarrollo de la obesidad las ratas va acompañado con un deterioro progresivo en los circuitos cerebrales de la recompensa, en concreto en el receptor de dopamina D2, que investigaciones anteriores habían implicado en adicciones como las de la cocaína o la heroína. “Lo que pensamos que sucede es que a medida que la persona se vuelve obesa durante un periodo de tiempo, los receptores D2 disminuyen, lo que tiene mucho que ver con convertirse en un comedor compulsivo”, aseguró Kenny. Esto es: cuanta más comida basura se consume más comida basura se necesita para sentirse satisfecho.

Los investigadores señalan que, casi con total seguridad, hay otros factores que influyen en los comportamientos. Se ha señalado, por ejemplo, la influencia de la grasa acumulada en la alteración del sistema de recompensa del cerebro. Varios estudios llevados a cabo durante los últimos años intentan esclarecer estas relaciones, tan importantes en unas sociedades en las que la obesidad se está convirtiendo en un rasgo general.

Fuente fotos:

http://www.todoosteoporosis.com/fotos/osteoporosis%20y%20obesidad.jpg

http://llamadoalaconciencia.files.wordpress.com/2009/08/ratas_glutamato_monosodico_gms.jpg

Otros articulos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Un comentario a Adicción a la comida basura

  1. Pingback: ¿Alimentos tan adictivos como las drogas? | Nutricion y Dietas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *