1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…

Algas (II): Importancia en la alimentación.

22 de septiembre de 2009

En la entrada anterior hablábamos de forma general de las algas, hoy nos centramos en su importancia para la alimentación. Las algas marinas pueden, y probablemente deben, ser un elemento fundamental dentro de una dieta saludable y así lo ha sido para muchas sociedades del mundo, antiguamente  y en la actualidad. Su uso ha estado muy extendido dentro de las llamadas civilizaciones orientales, por la importancia de las algas como alimento para fortalecer la sangre, el corazón y el sistema circulatorio, pero también se han utilizado en zonas de Europa, Canadá y Sudamérica.

Estos vegetales, considerados por algunos “las verduras del mar”, son abundantes y saludables. Este es un factor importante puesto que, al crecer en el mar, son unos vegetales mucho más ricos en minerales que las hortalizas de tierra seca tradicionales.  Son un alimento de alto valor nutritivo, que nos proporcionan gran cantidad de vitaminas, siendo, además, las verduras con más alto contenido en  oligoelementos. Así, son ricas en yodo, hierro, cobalto, magnesio, calcio, fósforo y potasio. Oligoelementos como el cinc, necesario para la correcta secreción y asimilación de la insulina, el hierro y el cobalto, encargados de evitar la anemia, o el silicio y el calcio, imprescindibles para fortificar los huesos, uñas, piel y cabello se encuentran presentes en las algas.

Como ejemplos se pueden señalar que las algas proporcionan el doble de hierro que las lentejas, 14 veces más calcio que la leche o que un gramo diario de alga Kombu obtenemos el aporte suficiente de yodo para garantizar el equilibrio de las glándulas endocrinas. Una cucharada sopera diaria de algas abastece al organismo de todos los minerales y oligoelementos esenciales indispensables para un correcto metabolismo celular.

Las algas poseen la capacidad de equilibrar el organismo, la circulación sanguínea, los intercambios minerales y la eliminación de toxinas. Son ricas también  en yodo, azufre, sodio, flúor o litio por lo que son idóneas para la remineralización y el fortalecimiento de los huesos. Contienen principalmente vitamina E, A y B12, ésta última ausente prácticamente en los vegetales terrestres. Ricas en fibra, favorecen el tránsito intestinal y tienen un bajo contenido en grasas con lo que funcionan como un buen depurativo.

El alto contenido de algunas algas en vitamina B12 lo convierte en un elemento fundamental dentro de las dietas vegetarianas estrictas puesto que esta vitamina no se haya presente dentro de las frutas y vegetales. Esta vitamina se ha convertido en campo de lucha entre los que defienden la perfecta composición nutricional de algunas dietas vegetarianas y los que mantienen que es necesario complementarla con otros alimentos que incluyan esta vitamina. En otra entrada analizaremos más detenidamente este punto.

La riqueza en clorofila de las algas; Las más ricas son las algas azules espirulina y Klamath.

La clorofila activa las enzimas del cuerpo que intervienen en la asimilación de los nutrientes para transformarlos en energía; ayuda a purificar la sangre e incrementar la formación de hemoglobina, evita la contracción de los vasos sanguíneos y aumenta el rendimiento muscular y nervioso.

Cada pueblo tiene sus propias recetas pero tradicionalmente se preparan de tres maneras: lavadas y comidas crudas, cocinadas o secadas como cualquier vegetal y hervidas y azucaradas para hacer gelatinas. Algunas de las algas de mayor interés para la alimentación son: Nori, Kombu, Wakame, Hijiki, Dulse, Carragaheen (Musgo de Irlanda), Spirulina, Agar-Agar, Alaria, Arame. En próximas entradas iremos desgranando las virtudes de cada una de ellas.

Es necesario tener en cuenta esta precaución a la hora de incorporar las algas a la dieta: debida a la alta composición de las algas marinas en yodo es necesario evitar su consumo en personas que sufren hipertiroidismo, se les haya extirpado la glándula tiroides o sean muy delgadas y nerviosas. Algunas algas contienen un alto porcentaje de sodio por lo que no conviene su abuso a personas con tendencia a la hipertensión. En todos estos casos son más aconsejables las algas de agua dulce como la Klamath, la Espirulina o la Clorela.

Fuentes texto:

http://es.wikipedia.org

http://www.enbuenasmanos.com

http://www.monografias.com

http://www.alimentacion-sana.com.ar

Fuente foto:

http://www.clubdelamar.org

http://justvegetal.files.wordpress.com

Otros articulos

  • Algas (I)Algas (I) Es necesario hablar de unos de los alimentos más importantes que existen y que, sin embargo, no encuentran acomodo dentro de los hábitos alimenticios de algunas sociedades: las algas. Los […]
  • Propiedades del alga NoriPropiedades del alga Nori Habíamos hablado en otra entrada del alga Nori de forma general y de su importancia dentro de la alimentación. Hoy nos centramos  en la Información nutricional del alga Nori (por 100 g.), […]
  • Alga DulseAlga Dulse El alga dulse es una de las algas más utilizadas en las cocinas de occidente. Vemos hoy como es esteimportante alga.
  • Propiedades del alga DulsePropiedades del alga Dulse Nos centramos hoy en las propiedades del alga dulse, un alga de amplio uso en las cocinas de todo el mundo.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin Votos)
Cargando…